¿Creó Dios a Aretha Franklin? | Televisión

No era su repertorio habitual, pero canto como nunca. En el año 1972, Aretha Franklin tenía 29 años y era toda una estrella cuando decidió volver al principio: la música gospel que el maestro en su casa de Detroit sus padres, el pastor bautista y activista por los derechos civiles CL Franklin y el cantante y la pianista Barbara Siggers Franklin. Regresó a casa a pesar de los traumas de su infancia: su madre se fue de casa cuando Aretha tenía seis años y murió cuando ella tenía 10; su padre había dejado avergonzada a una adolescente y ella misma había sido madre antes de cumplir los 13 años y la segunda vez a los 14. Y así no había detenido una carrera meteorológica que partía de los cantos espirituales de la comunidad afroamericana y tras su conversión en la reina del alma.

Cuando parecía esperar su momento de gloria mayor (el álbum de su consagración, Nunca he amado a un hombre como te amo a ti. (1967) Frankin y su equipo actuaron en total durante dos sesiones memorables en la Iglesia Bautista Misionera New Temple, en el barrio de Watts, en el sur de Los Ángeles, un recinto para unas 150 personas. Aretha coloca su prodigiosa voz y se deja escuchar al piano, acompañada por el reverendo (y otra figura del gospel) James Cleveland, junto a la solvente banda que la acompaña en sus directores y un nutrido coro: Southern California Community Choir. Se grabará para un álbum y para una película dirigida por Sydney Pollack. El álbum fue editado en junio de ese año y fue el más vendido de tu carrera en EE UU (si lo comentas en ventas globales lo superó). ¿Quién se acerca a quién?, de 1985). Pero la película, por problemas en la grabación y por la resistencia del artista a su publicación, no brilló hasta finales de 2018, cuando tanto el cantante como el director habían fallecido. El productor Alan Elliott logró sincronizar la imagen y el sonido, lo que Pollack no pudo hacer (poco adecuado para la música de cine); Los herederos de Franklin vieron bien después de varios años en los que éste había bloqueado su préstamo por motivos nunca explicados, que supuestamente eran económicos. El resultado se reveló gracia extraordinaria, Ocupa un lugar abandonado en la historia de la música y está disponible en Filmin y Movistar+.

Es una grabación austera en un lugar austero, pero en el que miras cada sonido y percibes una atmósfera mágica que por unos momentos roza el éxtasis. Estaba negro y para los niños tenía que hacer frío afuera, pero adentro la temperatura a la que no dejaba de estar sometido. Aretha Franklin le suda la mejilla (literalmente), escucha y conoce la mayor parte de su voz Piedra rodante elegido como el mejor de la historia de la música popular. El montaje refleja bien el significado de aquel concierto: no menos breve, por ejemplo, el momento en el que se detiene para empezar una canción. (Subir montañas más altas).

Se rodaron dos sesiones en la iglesia bautista: entre el público había una mayoría de fieles, pero también fans del artista, entre ellos Mick Jagger y Charlie Watts, de los Stones. En el segundo volumen, el padre de Aretha interviene para dar un breve discurso en el que elogia igualmente su talento y su fuerza. Lord Franklin vino con su novia, otra estrella del gospel llamada Clara Ward (que tuvo influencia en Aretha y donde esto juega un tema: Cómo me recuperé). Hay unos primeros planes donde el cantante está serio, muy concentrado. Sólo abre la boca más de lo que quieras para cantar y muestra tu piel de pollo a un público que participa entusiasmado con palmas, coros y bailes. Hay muestras de emoción muy espontáneas: una de las mujeres del coro se derrumba y grita; el director del mismo contagia a todos el entusiasmo de sus gestos.

El tremendo dominio vocal y carisma de Aretha Frankin no ocultan que estamos en un oficio religioso para auténticos creyentes, como recordaba al principio el reverendo. Las letras de las canciones seleccionadas (algunas tradicionales, otras de Carole King o Marvin Gaye) hablan de este cristianismo que trae sentimiento de comunidad y esperanza a la gente humilde: la fuerza de esta religión, lo que explica su resistencia, está en las parroquias de barrio como Éste.

La académica Karen Armstrong dice que la religión es una forma de arte: «Como el mejor arte, la religión brinda la capacidad de escapar del horror que nos rodea y buscar sentimiento para nuestras vidas». Y la música es la más espiritual de las artes: es difícil de racionalizar y se siente instintiva, incluso si puedes ponerte partituras y meditar con las matemáticas. Si crees en Dios, gracias por crear a Aretha Franklin. Si no, pregúntenle a los menos con quién tenía algo divino en ese templo.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Recibe el boletín de televisión

Toda la actualidad de canales y plataformas, con entrevistas, novedades y análisis, además de consejos y críticas de nuestras publicaciones periódicas.

PUNTIAGUDO

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_