El ascenso y la caída de la música disco: a través de la pista de baile se otorga libertad | Televisión

Los años setenta fueron años duros: cuando terminó la guerra de Vietnam, la crisis del petróleo lo impidió. Tras los disturbios de 1968, se lanzó una reacción conservadora: en EE UU envió a Nixon hasta el escándalo Watergate. La segregación racial terminó en el país sólo en el papel: los afroamericanos y los latinos siguen sintiéndose ciudadanos de segunda. El levantamiento de Stonewall en Nueva York había llamado la atención de la comunidad LGTBI, cuando aún no se llamaba así, pero ningún local del entorno quería ser el próximo denunciado y todos pedían discreción. Al público gay si el pediatra no baila: les llamará la atención.

En este contexto, hice aparecer en las periferias de las grandes ciudades norteamericanas un movimiento de temas de baile que podrían haber llegado a la música disco. Y, si su imagen se asocia a la frivolidad y al hedonismo, puede ser un fenómeno cultural con un fuerte impacto político. Por eso apoyo la serie documental de la BBC. Música disco: la historia de una revolución, en tres capítulos, que ha fortalecido a Movistar+. El informe es convincente e incluye buen material de archivo, contexto social y voces de los protagonistas de esta época.

Fueron años duros, sí, y tenía muchas ganancias que ahorrar, sobre todo en los colectivos más discriminados. Uno de los espacios conquistados para la libertad fue la pista de baile, no porque la gente se mostrara como es, no, sí, porque se mostrara como yo quería que me vieran. Con gafas, con pelo afro, con plataformas, disfrazados, semidesnudos o travestidos. Sí, fue un libertador. La música disco nacida de otras músicas negras (soul, Rhythm and Blues, Funk) se extendió rápidamente a los clubes frecuentados por homosexuales. Los clubes nocturnos eran un oasis de diversidad racial y sexual. Hasta el punto de que las mujeres trans y las drag queen no sólo se les permitía en determinadas fiestas, sino que también se les permitía que se les preguntara.

La corriente fue también un ingrediente de la revolución feminista, incrustada en particular en las mujeres negras, que demostraron ser las últimas en ascender en la sociedad: algunas chicas llegaron a ser tan grandes como Gloria Gaynor y Donna Summer, o casi Patti Labelle. Candi Staton, Thelma Houston o Anita Ward. Ellas lanzaron himnos como SobreviviréNo me dejes así, nunca podré decir adiós o Me encanta amarte, cariño, los cuales contienen mensajes muy explícitos de orgullo y explicación de la diferencia, hoy hablamos de empoderamiento. Y por eso estamos muy apurados.

Las primeras discotecas de este estilo aparecen en los sotanos de ataúdes y en espacios abandonados (naves industriales o un viejo cuartel de bomberos) de Nueva York. The Loft y The Gallery fueron algunos de estos lugares donde surgieron DJ y las luces se reflejan en las botellas de vidrio; Las fiestas masivas pronto buscarán Fire Island y más tarde encontrarán Studio 54, con sus kilómetros de acceso, y Paradise Garage. El fenómeno trascendió rápidamente a Gran Manzana y se dirigió a Filadelfia (con su versión: el Philadelphia Sound), Miami, Detroit o, sobre todo, Chicago. Los DJ Dejan de ser pinchadiscos y se convierten en creadores con sus mezclas. Algunos nombres legendarios: Larry Levan, David Mancuso, Nicky Siano o Frankie Knuckles. El baile ya es mucho más, es todo una experiencia.

El documento explica bien el ascenso y caída de esta cultura que pasó de él. subterraneo mucho convencional. En la segunda mitad de la velada, las radios volvieron al fenómeno, como listas de éxitos y premios como los Grammy, y en gimnasios y universidades se impartieron clases de baile a un público ávido de sentirse bien en la pista de baile. La película Fiebre de sábado por la noche, de 1977, es el punto de inflexión para unir a todos los públicos, con John Travolta (blanco, heterosexual) como bandera y la música de los Bee Gees. Otra referencia a los Village People: reclutados por un productor (“Se buscan tipos machos y con bigote”), con una estética que parodia los estereotipos sobre los gais (ni siquiera su cantante, Victor Willis, lo era). El documental está en el centro de la escena de EE UU y sólo artistas europeos como Abba o Boney M. han tenido un impacto similar al otro lado del Atlántico.

La música disco triunfó tanto que, resulta que, estaba desapareciendo. Los discos compiten fervientemente por el bombardeo posterior, con artistas a quienes utilizar y aprovechar; multiplicó la producción de canciones carentes de originalidad que también fueron transmitidas en programas infantiles; Figuras del rock como los Stones, Queen o Rod Stewart han incursionado en el género. Pero se produce una furiosa reacción dentro del grupo social dominante en EE UU, los hombres blancos heterosexuales, con el tema «Disco Sucks». Animador de este gran éxito radiofónico como Steve Dahl, que arrancó la piedra y la vio desaparecer, y fue tan grande que, en el intermedio de un exitoso partido de los White Sox en Chicago en 1979, fue celebrado en el estadio derribado como un acuarela auténtica. donde miles de vinilos similares fueron destruidos. Estaba alli Noche de demolición en la discoteca, y el odio hacia esta música (impregnada de racismo y homofobia) fue apareciendo por el recinto hasta entrar en la Madrugada.

No me importaba por qué este sería el final. La Diosa señala la terrible irrupción del costado al inicio de la mirada, cuando fue llamado el «cáncer gay». No sólo causó muchas muertes (incluidas muchas DJ), hasta la estigmatización de los homosexuales, con quienes ya no quieren liberarse de ellos. Las radios y los discos pasan entonces de otros géneros cuando Nueva ola. La música del baile, que adoptaré la etiqueta. bailarNo murió, pero regresó a las márgenes, de donde fue creado. la casapor Knuckles en el club Warehouse de Chicago, e incubó la cultura delirio. Toda la música electrónica que vino después y buena parte del pop, todo lo que vivimos nosotros también, es por esas divas, esos DJ y estas huellas fueron atravesadas por tantas personas diferentes que cambiaron las noches (y los días) de los últimos siete años.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Recibe el boletín de televisión

Toda la actualidad de canales y plataformas, con entrevistas, novedades y análisis, además de consejos y críticas de nuestras publicaciones periódicas.

PUNTIAGUDO

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_