El chavismo excluye la candidatura de su oponente Corina Yoris, reemplazante de María Corina Machado

El chavismo terminó ignorando al candidato opositor venezolano. En el discurso final de una jornada de tensión y negociaciones, el gobernador del Estado Zulia, Manuel Rosales, líder del partido Un Nuevo Tiempo, registró su postulación para las elecciones presidenciales. También contrató al moderado Enrique Márquez, vinculado al mismo partido, quien en un principio empezó a apoyar a María Corina Machado y a su hermana, Corina Yoris. Finalmente podrá inscribir su candidatura en otra lista, la organización Centrados, cancelada hace dos semanas y releída nuevamente por el Consejo Nacional Electoral (CNE). Yoris no pudo formalizar su postulación debido a un supuesto error informático en la página de la autoridad electoral.

La Plataforma Unitaria analiza un posible sustituto de Yoris. Por eso el movimiento que Machado construyó en los últimos meses se concentra en torno a Márquez, quien el año pasado ocupó una banca como rector del Consejo Nacional Electoral y que luego se vio obligado a renunciar, junto con todo el órgano de gobierno, para ceder el paso. a un consejo totalmente dedicado a Maduro. Márquez, un político y negociador moderado, poco conocido y de escasa popularidad, formó parte de la que fue la junta electoral «más equilibrada» de Venezuela en 20 años.

Su postulación, en un momento en el que no fue posible inscribir a los candidatos propuestos por la Plataforma Unitaria, podría garantizar una tarea al sector crítico con Maduro. Pero también podría mejorar la unidad de la oposición de Lograda hasta el momento. Las últimas horas del período de registro de la nominación presidencial de Venezuela fueron absolutamente viles. El CNE le ganó la mano al “moderno sistema automatizado” que muchas veces hablaba de bloquear y releer las partes aludidas a “fallas técnicas” como parte de un juego político que buscaba cerrar todas las posibilidades a Nicolás Maduro, con un 80% de apoyo. Si la población se niega, puede perder en la cuota fijada para el 28 de julio.

En las horas siguientes se descartó la prórroga del puesto de postulantado, para que todas las organizaciones restantes pudieran materializar su tremite. Además de la Mesa de la Unidad Democrática y Un Nuevo Tiempo, quedaron por fuera Movimiento Ecológico de Venezuela y las disidencias del Partido Comunista de Venezuela, también en disputa por el título del partido, y Fuerza Vecinal que, en teoría, se adherirá a la postulación de la MUD a favor de Yoris. El desarrollo hoy no es definitivo, a menos que esté en el papel, por lo que a las autoridades les resulta imposible admitir los postulados y además se abre un proceso de apelación sobre el que todo puede cambiar. Cuatro meses más de problemas hasta las elecciones.

Henrique Capriles, quien el año pasado había pretendido ser candidato, advirtió a la dirigencia opositora sobre la necesidad de tomar decisiones para no quedar fuera de la contienda. “Hay que tener fuerza para tomar decisiones injustas pero inevitables. Hay que intentar que el país tenga la opción de poder votar».

Machado esperaba hasta el viernes tener la posibilidad de levantar la inhabilitación que le había dictado el Supremo en una sentencia considerada inconstitucional. Este día anunció la candidatura sustituida de acuerdo con los partidos que la han vuelto a presentar y que están integrados en la Plataforma Unitaria. Corina Yoris, sin antecedentes en la administración pública ni ninguna debilidad que pudiera usarse legalmente para vetarla, asumió la responsabilidad de la postulación. Pero el chavismo Igual lo impidió. El CNE no autorizó a los representantes de los dos partidos que podrían haberlo postulado, la Mesa de la Unión Democrática y el partido Un Nuevo Tiempo, a ingresar a la plataforma para registrar su nombre.

A cambio, otros nuevos candidatos, debido a una oposición que convive con el chavismo, lograron completar el proceso. Varios de ellos de los partidos que intervinieron judicialmente en el pasado para imponer directivas similares al chavismo, como Voluntad Popular que inscribió a Daniel Ceballos o Acción Democrática que respondió a Luis Eduardo Fernández.

Por su postulación a Maduro, el funcionario del Partido Socialista Unido de Venezuela salió en total tranquilidad de las manzas del centro de Caracas y organizó un encuentro con simpatizantes de todo el país. La militancia del PSUV, apoyada por la dirección nacional del partido, -con la primera dama, Cilia Flores, Diosdado Cabello y los hermanos Jorge y Delcy Rodríguez, Rafal Lacava y Héctor Rodríguez en la vanguardia- caminó hasta la sede del CNE. en un medio día muy soleado y caluroso.

Como candidato a presidente, Maduro ingresó, literalmente, en sombra roja, a la sede del Consejo Nacional Electoral, ubicada en las Torres de El Silencio en el centro de la ciudad. Con gesto deportivo, y mostrando a todos un cartel con fotografías de Simón Bolívar y Hugo Chávez, fue recibido por la dirección de la organización, colocada por Elvis Amoroso, su amigo personal, un abogado militante del PSUV muy buscado en el Palacio de Miraflores. que el representante tenga en cuenta el número de candidatos inscritos.

Ante la directiva del Poder Electoral, Maduro fue presentado por Diosdado Cabello, primer vicepresidente del partido y número dos del régimen chavista, quien pidió a los rectores de la planilla que lo postulen como candidato del partido. Éste encomendó al actual presidente «el destino de la patria», y aseguró que «nunca defraudará al pueblo venezolano».

Mientras hablaba y adoraba a Cabello, Maduro pronunció un discurso pensado para la felicidad de su partido, donde ensalzó la figura de Hugo Chávez, se esforzó en la lucha de los últimos años por preservar la independencia de la nación y se lanzó. duros comentarios contra sus enemigos de “la oligarquía y los apellidos”, como se refiere mi alcalde a la oposición venezolana en entrevistas de opinión, que continúa sin poder inscribir candidato.

“Con nosotros vamos a las elecciones este 28 de julio”, dijo Maduro a sus opositores, como lo hizo en 2018. El líder bolivariano pronunció otro discurso en la Plaza Diego Ibarra, una vez afuera del CNE. En medio de un intento de seguridad por parte de militares y policías, Maduro quiso denunciar un intento de socavar su propia posición. “Fueron capturados por hombres armados que querían que tuviera cuidado. Ya declararon, forma parte del partido fascista de extrema derecha Vente Venezuela. Son capturados y confesados, infiltrados aquí en la marcha”. De inmediato, el Ministerio Público informó que los detenidos habían sido detenidos cerca de la tarifa presidencial y que estaban siendo juzgados por terrorismo, asociación, tentativa de magnicidio, instigación al odio y portación ilegal de armas de fuego en lugares prohibidos.

Sigue toda la información de El PAÍS América en FacebookXo en el nuestro boletín periódico.