La ley de la UE da un aviso a los pescadores entre Bruselas y Marruecos | Internacional

Barcos desembarcaron en un río en el puerto pesquero de Rabat, en 2018.Juan Vargas (EFE)

La Autoridad General de la Unión Europea cree que el acuerdo de pesca planteado con Marruecos en 2019 «debe ser cancelado». “Para no tratar el territorio del Sáhara Occidental y las aguas adyacentes de forma separada y distinta del Reino de Marruecos, el Consejo se equivoca al no respetar el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui”, afirmó Se aprobó la ley, un paso antes de la sentencia del El Tribunal de Justicia de la UE no está ganando, aunque el 80% de las ocasiones, juegos y abogados generales coinciden en sus decisiones.

Esta conclusión de la Abogada General de la UE, la croata Tamara Capeta, recurre de recursos contra la sentencia del Tribunal General de la Unión, de septiembre de 2021, que da la razón al Polisario. Los argumentos de los jugos fueron, fundamentalmente, los que en la negociación de los dos temas en disputa –el comercio pesquero y agrícola– fueron ignorados por la población del Sáhara Occidental, algo fundamental porque las resoluciones de la ONU no reconocían la sobriedad de Marruecos sobre este territorio. .

La justicia europea no vale en las consultas favorables a los acuerdos, que la UE mantuvo anteriormente con asociaciones, agentes sociales y entidades locales del Sáhara Occidental bajo control de Marruecos. El Polisario, instalado en Tinduf (Argelia) desde que España abandonó su antigua colonia en 1975 y que sólo controla el 20% del territorio, espera revalidar la falta favorable al TJUE, la máxima instancia judicial de la Unión.

El razonamiento de Capeta es diferente y lo explica en la nota emitida por el Tribunal de Luxemburgo: “La Política Pesquera y el Protocolo de Aplicación no cumplen con el requisito de tratar el territorio del Sáhara Occidental como ‘separado y distinto’ del de Marruecos. Reino. Socava el principio de autodeterminación». Estos temas estarán en consonancia con la jurisprudencia europea, razón.

También entiendo que “el hecho de no tratar los dos territorios por separado también puede reflejarse en el área del pueblo del Sáhara Occidental para disfrutar y beneficiarse de sus recursos naturales, incluidos los recursos pesqueros de las aguas adyacentes a ese territorio”. ”.

En la misma línea parece señalar otro dictamen de la autoridad general, este sobre productos agrícolas, emitido este jueves sobre los acuerdos comerciales de la UE con Marruecos en los que está afectado el Sáhara. Capeta indica que las etiquetas de tomates y melones deben reflejar el origen de estos productos, es decir, el Sáhara Occidental, y no agruparlos en una denominación genérica de Marruecos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Rabat observó el silencio antes del juicio judicial en Luxemburgo. Sobre el Gobierno supuso cuestiones como la renovación del corazón pesquero a «una nueva visión de la asociación con Europa, con socios más avanzados que aporten valor añadido», en referencia a la cuestión del Sáhara Occidental, «el prisma a través del cual Marruecos considera on entorno internacional”, de acuerdo con la doctrina oficial en un discurso del rey Mohamed VI en 2022. La UE es el principal socio comercial del país magrebí. En 2022, el 56% de las exportaciones marroquíes tendrán como destino los países de la Unión, de donde proceden el 45% de sus importaciones.

El Frente Polisario también pidió responder a las predicciones hasta el momento sobre el dictamen final de la abogada general, con la esperanza de que concluya el proceso judicial en la UE, con la certeza de que el fallo final del TJUE está en línea con anteriores Fallos de la justicia europea. El independentismo se ha convertido en un elemento clave en el reconocimiento que le ha otorgado desde el poder judicial de Luxemburgo como «representante del pueblo saharaui y parte del proceso de autodeterminación del territorio», legitimado para implementar ante los tribunales internacionales. . En nuestras declaraciones, consideramos que la Comisión Europea concluyó con Marruecos un acuerdo agrícola y otro pesquero para “explorar cínicamente los territorios saharauis ilegalmente ocupados”, que han sido vistos cuestionados en la UE.

La idea de pescar, en suspenso

La vigencia del protocolo de pesca firmado por la Unión Europea y Rabat en 2019 expira en julio de 2023, cuando el número de embarcaciones andaluzas, canarias y galesas que cuentan bajo licencia abandonen las aguas bajo el nivel del mar en el Sáhara Occidental, hasta un máximo de 93 negociados para la España de Bruselas. Si bien no se adoptó una decisión firme sobre la solicitud del Polisario, las partes dejaron pendiente la renovación del acuerdo.

Nada más caer el protocolo se pudo seguir el rastro de las piezas capturadas en aguas del Sáhara Occidental por pateras españolas. No parece que vaya a ser así con los productos agrícolas que llegan desde la antigua colonia española al territorio de la UE. Marruecos está obligado en principio a etiquetar su origen, pero sus autoridades son las únicas que pueden certificar la procedencia, sin intervención externa independiente.

La Comisión y el Consejo Europeo basan sus recurrencias en la afirmación de que el Frente Polisario tiene poca legitimidad para representar al pueblo saharaui, contra la estabilidad de Naciones Unidas, desde hace más de 40 años, tras el fallido proceso de descolonización iniciado por España sobre un territorio considerada «no autónoma» (colonia) por la ONU desde 1963.

Durante un periodo de descenso y tensión entre Madrid y Rabat en 2020 y 2021, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, realizó un viaje en 2022 para completar la tesis de la autonomía baja soberanía marroquí para el Sahara Occidental. Tras abandonar la neutralidad como antiguo poder administrativo, el jefe del Ejecutivo expresó así su valor en esa propuesta, frente a la autodeterminación y la independencia reclamadas por el Polisario, al considerarla como la «más seria, creíble y realista». para resolver un conflicto investigado desde hace medio siglo casos.

Los marroquíes han intentado comprometerse, gracias a reconocimientos previos de la UE, como base de legitimidad internacional para su reivindicación de sobriedad en el Sáhara Occidental, de modo que la justicia europea está ahora en entredicho. Pero el reconocimiento de la autoridad española sobre la antigua colonia española que trajo Estados Unidos en 2020, así como la presencia de consulados de casos de tres décadas de países en El Aaiún o Dajla, han alterado el paradigma de las relaciones entre Rabat y Bruselas.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_