Estados Unidos demanda a Apple, acusándola de mantener el monopolio del iPhone

El Departamento de Justicia y 16 fiscales generales estatales presentaron el jueves una demanda antimonopolio contra Apple, el desafío más importante del gobierno federal al alcance e influencia de la compañía que ha puesto los iPhones en manos de más de mil millones de personas.

El gobierno argumentó que Apple violó las leyes antimonopolio al impedir que otras empresas ofrecieran aplicaciones que compitieran con productos de Apple, como sus billeteras digitales, lo que podría disminuir el valor del iPhone. Las políticas de Apple perjudican a los consumidores y a las pequeñas empresas que compiten con algunos de los servicios de Apple, según extractos de la demanda publicada por el gobierno y presentada en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Nueva Jersey.

«Cada paso en el curso de acción de Apple ha construido y fortalecido el foso alrededor de su monopolio sobre los teléfonos inteligentes», dijo el gobierno en la demanda.

La demanda pone fin a años de escrutinio regulatorio sobre el popular conjunto de dispositivos y servicios de Apple, que impulsó su crecimiento hasta convertirse en una empresa pública de casi 2,75 billones de dólares que fue durante años la más valiosa del planeta. Apunta directamente al iPhone, el dispositivo más popular y el negocio más poderoso de Apple, y ataca cómo la compañía ha convertido los miles de millones de teléfonos inteligentes vendidos desde 2007 en la pieza central de su imperio.

Al controlar estrictamente la experiencia del usuario en el iPhone y otros dispositivos, Apple ha creado lo que los críticos llaman un campo de juego desigual, donde otorga a sus productos y servicios acceso a funciones centrales que niega a sus rivales.. A lo largo de los años, ha limitado el acceso de las empresas financieras al chip de pago de su teléfono y a los rastreadores Bluetooth para aprovechar su funcionalidad de servicio de localización. También es más fácil para los usuarios conectar productos Apple, como relojes inteligentes y computadoras portátiles, al iPhone que los fabricados por otros fabricantes.

La compañía afirma que esto hace que sus iPhones sean más seguros que otros teléfonos inteligentes. Pero los desarrolladores de aplicaciones y fabricantes de dispositivos rivales dicen que Apple está usando su poder para aplastar a la competencia.

«Esta demanda amenaza quiénes somos y los principios que distinguen a los productos Apple en mercados altamente competitivos», dijo un portavoz de Apple. “Si tiene éxito, obstaculizaría nuestra capacidad de crear el tipo de tecnología que la gente espera de Apple, donde el hardware, el software y los servicios se cruzan. También sentaría un precedente peligroso, dando al gobierno el poder de ejercer una mano dura en el diseño de la tecnología de las personas».

Apple ha defendido eficazmente otros desafíos antimonopolio. En una demanda sobre las políticas de la App Store presentada por Epic Games, el fabricante de Fortnite, en 2020, Apple convenció al juez de que los clientes podían cambiar fácilmente del sistema operativo del iPhone al sistema Android de Google. Presentó datos que muestran que la razón por la que pocos clientes cambian de teléfono es su lealtad al iPhone.

También ha defendido sus prácticas comerciales en el pasado diciendo que su «enfoque siempre ha sido hacer crecer el pastel» y «crear más oportunidades no sólo para nuestro negocio, sino para los artistas, creadores, empresarios y todos los ‘locos’ con una gran ventaja.» idea.»

Todo gigante tecnológico moderno se enfrenta ahora a un importante desafío antimonopolio a nivel federal. El Departamento de Justicia también está llevando a cabo un caso contra el negocio de búsqueda de Google y otro centrado en el control de Google sobre la tecnología publicitaria. La Comisión Federal de Comercio presentó una demanda acusando al propietario de Facebook, Meta, de obstaculizar la competencia cuando compró Instagram y WhatsApp, y otra acusando a Amazon de abusar de su poder sobre el comercio minorista en línea. La FTC también intentó sin éxito impedir que Microsoft adquiriera Activision Blizzard, el editor de videojuegos.

Las demandas reflejan un impulso de los reguladores para aplicar un mayor escrutinio al papel de las empresas como guardianes del comercio y las comunicaciones. En 2019, durante la presidencia de Donald J. Trump, las agencias abrieron investigaciones antimonopolio sobre Google, Meta, Amazon y Apple. La administración Biden ha puesto aún más energía en este esfuerzo, nombrando a críticos de los gigantes tecnológicos para dirigir tanto la FTC como la división antimonopolio del Departamento de Justicia.

En Europa, los reguladores castigaron recientemente a Apple por impedir que los competidores de transmisión de música se comunicaran con los usuarios sobre promociones y opciones para actualizar sus suscripciones, imponiendo una multa de 1.800 millones de euros. Los fabricantes de aplicaciones también han pedido a la Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la Unión Europea, que investigue las acusaciones de que Apple está violando una nueva ley que le exige abrir los iPhone a tiendas de aplicaciones de terceros.

En Corea del Sur y los Países Bajos, la empresa se enfrenta a posibles multas por las tarifas que cobra a los desarrolladores de aplicaciones por utilizar procesadores de pagos alternativos. Otros países, incluidos Gran Bretaña, Australia y Japón, están considerando normas que podrían debilitar el control de Apple sobre la economía de las aplicaciones.

El Departamento de Justicia, que inició su investigación sobre Apple en 2019, ha optado por construir un caso más amplio y ambicioso que el que cualquier otro regulador haya presentado contra la empresa. En lugar de centrarse únicamente en la App Store, como han hecho los reguladores europeos, se centró en todo el ecosistema de productos y servicios de Apple.

La demanda presentada el jueves se centra en un grupo de prácticas que, según el gobierno, Apple había utilizado para fortalecer su posición dominante.

La empresa «socava» la capacidad de los usuarios de iPhone de intercambiar mensajes con propietarios de otros tipos de teléfonos inteligentes, como los que utilizan el sistema operativo Android, afirmó el gobierno. Esta brecha, resumida por las burbujas verdes que muestran los mensajes del propietario de Android, envió una señal de que otros teléfonos inteligentes eran de menor calidad que el iPhone, según la demanda.

De manera similar, Apple dificultó que el iPhone funcionara con relojes inteligentes distintos de su propio Apple Watch, dijo el gobierno. Una vez que un usuario de iPhone posee un Apple Watch, le resulta mucho más costoso abandonar el teléfono.

El gobierno también dijo que Apple intentó mantener su monopolio al no permitir que otras empresas construyeran sus billeteras digitales. Apple Wallet es la única aplicación del iPhone que puede utilizar el chip, conocido como NFC, que permite al teléfono realizar pagos táctiles al finalizar la compra. Si bien Apple alienta a los bancos y compañías de tarjetas de crédito a permitir que sus productos funcionen dentro de Apple Wallet, les impide acceder al chip y crear sus propias billeteras como alternativas para los clientes.

El gobierno también dijo que Apple se niega a permitir aplicaciones de transmisión de juegos que podrían hacer del iPhone una pieza de hardware menos valiosa o a ofrecer “súper aplicaciones” que permiten a los usuarios realizar una variedad de tareas desde una sola aplicación.